Soluciones quirúrgicas

Cirugía Dental

¿Muelas del juicio que duelen? ¿Dientes que no han erupcionado o lo han hecho donde no toca? ¿O quizás te han dicho que te falta hueso para reponer con implantes dentales algunas piezas perdidas? Estos son solo algunos de los casos que solucionamos a diario en Branz, ya sea como parte de un tratamiento de ortodoncia o de manera individual. Como especialistas en ortodoncia -la disciplina odontológica que mayor influencia tiene en desarrollo bucodental y craneofacial y su relación con el resto del organismo-, tenemos una visión global de la boca en su conjunto. Por ello contamos con especialistas en cirugía oral y maxilofacial y en todas las áreas de la odontología. Solo así podemos ofrecer soluciones y una cobertura bucodental completa a nuestros pacientes y sus familias.

Ver tratamientos
Estética en tu sonrisa

Tratamientos Branz

Dientes semi-incluidos (Muelas del juicio)

Las muelas (o cordales) semi-incluidas son aquellas que no han erupcionado del todo, por lo que apenas se ve la corona. Es algo habitual en las muelas del juicio, que son las últimas en erupcionar -generalmente entre los 17 y los 30 años de edad-, por lo que dependiendo del espacio de que dispongan en la boca pueden no llegar a salir del todo, o no llegar a erupcionar nunca.Al no erupcionar completamente, queda un espacio entre la corona y la encía por donde pueden penetrar restos de alimentos o bacterias, produciendo infecciones, inflamación, dificultad para masticar y mucho dolor. En casos graves o con el paso del tiempo pueden afectar al hueso, o incluso a los dientes adyacentes contra los que choca la muela del juicio.En Branz analizaremos la posición de tus muelas del juicio, y valoraremos si es conveniente la extirpación de las mismas para evitar la aparición o agravamiento de las patologías que pueden generar con el tiempo. En nuestra clínica la extirpación de estas piezas es rápida y sencilla, en una única sesión, pudiendo el paciente recuperar su ritmo de vida con normalidad.

Fenesatraciones (Dientes no erupcionados)

Cuando un diente no ha erupcionado y se ha quedado incluido en el hueso, recurrimos a una fenestración para devolver el diente a su posición natural. Es una situación que ocurre con más frecuencia en los caninos superiores, y que pese a que se soluciona en el marco de un tratamiento de ortodoncia requiere de un tratamiento quirúrgico para abrir una ventana en el hueso y la mucosa que impiden la erupción del diente, dejando la corona visible.Una vez retirados los puntos, los ortodoncistas de Branz colocan un bracket en la corona ya visible del diente no erupcionado, que tirará del mismo hasta que acabe ocupando su posición natural en la boca, una vez habilitado hueco para el mismo en el marco del propio tratamiento de ortodoncia. La fenestración se realiza en una única sesión de menos de media hora y tiene como objetivo que el diente erupcione correctamente, evitando su extracción.

Dientes supernumerarios

Los dientes supernumerarios o hiperdoncia se dan cuando una persona presenta más dientes de lo que le corresponderían, 32 piezas en los adultos y 20 en los niños. Suelen tener una causa genética y descubrirse de manera rutinaria en una radiografía, pues es una situación que no presenta síntomas. No obstante requiere de tratamiento pues puede derivar con en importantes consecuencias para tu sonrisa, como retrasos o problemas en la erupción del resto de dientes, apiñamiento o mala oclusión en los niños, y problemas funcionales y/o estéticos en los adultos.El tratamiento más habitual es la extracción de los dientes supernumerarios, si bien en el caso de los niños que están en proceso de recambio dentario deberán ser derivados a nuestros odontopediatras, que serán los encargados de valorar la conveniencia de extraer dichas piezas, y el momento oportuno para hacerlo. Es importante destacar que la hiperdoncia suele requerir de tratamientos adicionales como la ortodoncia para corregir determinados problemas consecuencia del exceso de piezas dentales, como pueden ser una mala oclusión o apiñamiento dental, y devolver de este modo a la boca una sonrisa perfecta.

Implantología

Es sin duda el tratamiento estrella cuando queremos recuperar uno o más dientes perdidos, al permitir devolver a la boca una dentadura totalmente fija y funcional, evitando otras soluciones más provisionales y molestas como un puente dental o, en el caso de la pérdida de muchas piezas dentales, una dentadura postiza.El procedimiento es muy simple y consta de dos pasos. Nuestro especialista en implantología será el encargado de colocar el implante. Esto supone anclar una pieza de titanio al hueso, en una sesión rápida y que no requiere más que de anestesia local. Unos meses después, en los que se ha dado tiempo al organismo para que el hueso recubra el implante -la osteointegración- y le dote de un anclaje y una resistencia lo suficientemente fuerte, se procede a colocar una corona diseñada de manera individualizada para el paciente por ordenador, que se adaptará perfectamente al resto de su boca, permitiéndole recuperar una sonrisa completa, fija, estética y completamente funcional.Si quieres saber más de los tratamientos de Implantología de Branz, visita la sección Implantología.

Injertos óseos

La ausencia de una pieza dental puede causar una reabsorción ósea. El hueso que sustentaba esa pieza dental queda sujeto a un mayor desgaste con la masticación y otras funciones, y va perdiendo densidad y grosor. Por ello, muchas personas adultas cuando acuden al dentista solicitando un tratamiento de implantología, se encuentran con una sentencia que les impide recuperar su sonrisa: No tienen suficiente hueso para anclar los implantes.En estas situaciones, la solución de emergencia suele ser una prótesis removible, una dentadura postiza. Una solución que resulta frustrante para muchos pacientes porque les condiciona su calidad de vida, al moverse, no quedar bien fijada y dejar huecos por los que se introducen restos de comida que pueden generar infecciones.En Branz creemos que si falta hueso, lo que hay que hacer es generarlo de nuevo. Y como no es un proceso que realice el organismo de manera natural, recurrimos a injertos de hueso, ya sea artificial o del propio paciente, combinado con materiales biocompatibles. De este modo en unos meses recuperamos la cantidad de hueso que necesitamos para poder colocar los implantes con plenas garantías de éxito.

Elevación de seno

En ocasiones la falta de hueso del paciente es a la altura del hueso maxilar, donde están los molares, y no se debe a una reabsorción ósea sino al grosor de la superfície que recubre el seno maxilar, unas cavidades situadas a la altura del pómulo. Sus paredes suelen ser muy finas, impidiendo anclar con garantías un implante.En estos casos la técnica más adecuada es la elevación de seno, que es rellenar el suelo del dicha cavidad, logrando un aumento óseo y una base adecuada en la que poder colocar los implantes. Sería por tanto una variante del injerto de hueso, si bien se diferencia del mismo en que no añade el material a la parte inferior del hueso -debajo de la encía- sino a la superior, lo que hace necesario llegar guirúrgicamente al seno maxilar. Tras unos meses para que el nuevo hueso se integre con el suelo del seno maxilar, se procede a la colocación de los implantes de manera convencional.

FAQs

Preguntas Frecuentes del Blanqueamiento Dental

Preguntas frecuentes de nuestros pacientes

¿Hasta qué edad puedo empezar con la ortodoncia?

¡Nunca es tarde para mejorar tu boca!.

En un mundo tan visual, donde la estética está cobrando un papel tan importante en las relaciones personales, sociales y profesionales, cada vez más pacientes que han alcanzado la madurez optan por un tratamiento de ortodoncia.Si la salud de las piezas dentales es la correcta, no existe una edad en la que no se recomiende un tratamiento de ortodoncia.

¡En Branz tenemos pacientes de más de 60 años que están felices con su tratamiento!.Lo que si se debe tener en cuenta es la posible ausencia de piezas dentales habitual con la edad y el paso del tiempo. En caso de presentar ausencias dentales, será recomendable siempre que sea posible combinar el tratamiento de ortodoncia con implantología para reponer las piezas dentales perdidas.

¿Los brackets transparentes se tiñen de amarillo?

Los brackets estéticos se suelen fabricar en varios materiales diferentes: en general, cristal de zafiro, porcelana o cerámica.

Algunos brackets estéticos de cerámica se pueden volver amarillos con el tiempo, especialmente si fumamos o tomamos a menudo alimentos que puedan teñirlos, como el chocolate, el té negro o el café.

En cambio, los brackets de zafiro son siempre transparentes y se adaptan por tanto al color del resto del diente, no amarilleando ni cambiando de color con el tiempo. Ese es el motivo por el que en Branz, cuando se trata de un tratamiento de ortodoncia estética, trabajamos siempre con brackets de zafiro.

¿Qué pasos debo dar si debo tener un diente extraído?

La ortodoncia busca lograr la correcta oclusión y alineamiento de todos los dientes, logrando una sonrisa armónica, simétrica y estética. No obstante, es obvio que para poder posicionar todos los dientes en un mismo plano, es necesario que la boca disponga del espacio necesario para poder lograrlo.

Si bien en la niñez, al no estar el paladar completamente soldado, sí es posible “ensanchar” la boca con apartatos ortopédicos y habilitar ese espacio para la correcta erupción de todos los dientes definitivos, en la adolescencia y la edad adulta esto ya no es posible. Por tanto cabe la posibilidad de que, al acudir al ortodoncista, te comente que debido a un paladar estrecho sea necesario extraer alguna pieza dental para que las que se mantengan en la boca dispongan del espacio suficiente.

Por ese motivo en Branz decimos siempre que es muy importante iniciar un tratamiento de ortodoncia en la niñez, cuando aún estamos a tiempo de obrar los cambios estructurales necesarios en la boca, y no esperar a la adolescencia. Así que si eres adulto pero tienes hijos te recomendamos que no esperes más y nos visites con ellos.

Mi hijo tiene los dientes muy hacia delante ¿Qué necesita?

Si los dientes superiores están por delante de los inferiores, el problema puede estar en la posición y la relación del hueso maxilar (la arcada superior) y la mandíbula (la arcada inferior). Tener los maxilares en su posición correcta es muy importante, y este es un problema que si se trata en la niñez puede evitar tratamientos muy complejos (incluso cirugías) más adelante.

Así, una mandíbula inferior atrasada respecto al maxilar puede provocar problemas a la hora de masticar o de hablar correctamente, y un hueso maxilar superior demasiado prominente puede provocar, además de estos problemas, la pérdida de piezas dentales. En cualquiera de estos casos el procedimiento será el mismo: siempre que se pueda usar aparatos de ortopedia infantil, con una adaptación rápida por parte del niño, para corregir la estructura ósea alterada.

Por contra y como hemos comentado en la pregunta anterior, si el problema es solo dental (la relación entre maxilar y mandíbula es correcta, pero los dientes “apuntan hacia afuera”), puede deberse a malos hábitos como interposición labial (poner los dientes superiores por encima del labio inferior), deglución atípica (empujar con la lengua al tratar) o succión digital (chuparse el dedo más tiempo del necesario). En estos casos, bastará con un tratamiento de ortodoncia para devolver los dientes a su posición natural.

¿Por qué no muerde correctamente mi hijo?

La maloclusión puede tener infinidad de causas, pero las consecuencias de todas ellas pueden afectar no solo a la alineación de los dientes, sino también (y mucho más importante) al desarrollo facial, la masticación, el lenguaje o sus relaciones sociales.

La mayoría de las maloclusiones suelen ser hereditarias, y pueden tener muchas manifestaciones. Desde apiñamientos por falta de espacio en la boca, excesivo espacio entre los dientes, agenesias (que no erupcione el diente definitivo porque no hay germen creado y el niño conserve siempre el diente de leche), dientes supernumerarios (tener más dientes de los que toca, problemas mandibulares como mordida cruzada, mordida abierta, mentón adelantado al maxilar, etc…Luego, también hay otras maloclusiones no hereditarias, que son provocadas por el propio niño de manera inconsciente como consecuencia de usar el chupete demasiado tiempo, de chuparse los dedos, respirar siempre por la boca, o incluso un traumatismo, alguna enfermedad o la pérdida prematura de dientes.

En todos los casos el ortodoncista será el profesional específico para solucionar los problemas de mordida del niño y prevenir los problemas que se puedan derivar en un futuro.

¿Porqué no tengo los dientes blancos?

Las causas pueden ser de lo más diversas, como el consumo de alimentos y bebidas que tiñan los dientes, el tabaco, ciertos medicamentos, enfermedades, o simplemente la edad o un factor genético, por ejemplo. Por suerte, en prácticamente la totalidad de casos un blanqueamiento permite recuperar varios tonos de color y devolver a tu boca una sonrisa blanca y radiante.

¿En qué consiste el tratamiento?

En una primera visita se tomarán medidas de tu boca, a partir de las cuales realizaremos unas férulas a medida que encajarán perfectamente en tus dientes. Ya en casa, y siguiendo las pautas y revisiones que te marquen nuestros odontólogos, todo lo que tendrás que hacer es aplicar el gel blanqueador a las férulas y ponértelas mientras duermes. También puedes realizar el tratamiento de día, si bien es necesario que te laves bien antes los dientes.

¿Es doloroso?

A diferencia de otros blanqueamientos por láser que son ligeramente más agresivos y pueden molestar y/o requerir la administración de analgésicos, el blanqueamiento dental en casa es raro que moleste. Si se puede notar, dependiendo del paciente, un aumento de la sensibilidad dental al frío durante y después del tratamiento. Pero no te preocupes, esa sensibilidad desaparece en un par de días al terminar el tratamiento.

¿Cuándo empezaré a notar los resultados?

Si bien dependerá del color natural de tus dientes, con nuestro blanqueamiento en casa empezarás a ver resultados visibles y como tus dientes empiezan a recuperar su brillo en apenas unos días. Es por tanto un tratamiento de efecto muy rápido, y si mantienes una correcta higiene bucal y cuidas tu alimentación y hábitos diarios, de larga duración.

¿Qué medidas he de tomar para mantener los resultados?

Básicamente son las mismas que recomendamos para evitar el oscurecimiento dental en cualquier paciente, como no ingerir alimentos o bebidas que decoloren los dientes como pueden ser café, colorantes, Coca-Cola y bebidas gaseosas, no fumar, y por supuesto ¡mantener una correcta higiene bucodental y acudir puntualmente a tus revisiones en Branz!

¿Tiene efectos secundarios?

En principio nuestro blanqueamiento no debería tener ningún efecto secundario. Si acaso, dependiendo del grado de sensibilidad del paciente, de si se ha realizado más veces el tratamiento y cuando fue la última vez, o de como responda el diente, puede presentarse cierta sensibilidad al frío que desaparece al cabo de muy pocos días.

Familia Branz

¡Ventajas de ser Branz!

En la familia Branz, lo más importante es el paciente y su satisfacción es nuestra prioridad.

Ortodoncia a diario

¡Olvídate de cuadrar agenda con tu ortodoncista!

Urgencias 24h

¿Un problema con tu tratamiento? ¡No esperes!

Clínica sin dolor

¡Di adiós al miedo al dentista con nuestras sedaciones!

Primera visita gratis

¡Queremos que veas lo que podemos hacer por ti!

Facilidades de pago

Pregunta por nuestras opciones de financiación.

Profesionales Branz

Expertos en múltiples campos dentales para ti.

Primera consulta y estudio personalizado GRATIS.

Pedir cita online
Contáctanos

Consigue tu primera cita GRATIS

Nuestros centros odontológicos son perfectos para toda la familia. Clínicas dentales dónde pequeños y mayores se sentirán como en casa.

Tu mensaje ha sido recibido.
Te responderemos en las próximas horas.
Gracias por tu paciencia.
Oops! Algo ha ido mal. Inténtalo de nuevo.